Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

Duda razonable

Enrique Vargas Peña

Antes de iniciar la siguiente reflexión, deseo feliz y próspero, sobre todo próspero, año 2000 a todos los lectores.

El anunciado retiro del partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) del gobierno, que tantas esperanzas despierta, no debería provocar tal entusiasmo dados los antecedentes de dicha organización política en los últimos cinco años.

Cabe, en la cuestión, un margen razonable de duda y escepticismo.

El PLRA no se retira por cuestiones de principio, como harían los liberales de cualquier otro lugar o de algún otro tiempo en el Paraguay.

No se retira debido a las violaciones de derechos humanos que a diario comete la dictadura que oprime al Paraguay, ni a las violaciones de la Ley Fundamental de 1992, tales como allanamientos sin orden judicial y cortes de teléfono por orden superior, sino que se retira porque no le quieren pagar el precio de su complicidad.

Se recordará que el PLRA planteó a sus socios en la dictadura un aumento de su poder e influencia particulares (40% de los cargos y la vicepresidencia), lo cual fue rechazado por los otros, los grupos argañista y encuentrista del partido Colorado que comparten con él el régimen.

De hecho, los allanamientos sin orden judicial fueron en su momento justificados por el senador Gonzalo Quintana, como lo fueron por la administración judicial del régimen y los periodistas que le sirven, siempre que las víctimas fueran el general Oviedo o sus seguidores.

¿En qué modifica este retiro la naturaleza del régimen o sus posibilidades de supervivencia?

En nada. El PLRA sostiene aún ahora la legitimidad de la dictadura y no tiene un plan para restablecer la vigencia de la Ley Fundamental. Lo suyo parece mucho una maniobra diversiva.

¿Cómo actuará el PLRA en lo sucesivo?

Igual que hasta ahora, solamente que en base a su candidatura a la vicepresidencia de la República. El PLRA se disfrazará de oposición hasta las elecciones, unas elecciones que el régimen parece no poder evitar debido a la presión internacional, para acaparar parte del mayoritario electorado descontento que de otra manera votaría por candidatos que pretenden reemplazar a González Macchi una vez electos.

El PLRA ya hizo una jugada semejante en 1998, cuando aparentó apoyar la realización de elecciones el 10 de mayo, con la intención de aprovechar la eliminación, conocida de antemano, del candidato colorado, Lino Oviedo.

Les salió el tiro por la culata, porque el pueblo paraguayo, a pesar de lo que cree Ilde Silvero, no es estúpido.

Ahora el PLRA vuelve a las andadas. Laíno y los ministros liberales tal vez se queden en el gobierno, como ya lo ha adelantado el senador Guanes Gondra, "a título personal". Una comedia se realizará en la Cámara de Diputados en todos los temas accesorios y sin importancia que haya mientras se trabaja para dividir el voto opositor consolidando así a la dictadura oligárquica.

Para despejar las dudas, el PLRA debería cuestionar la legitimidad del régimen, condenar cada abuso contra los derechos humanos y cada instrumentación del Poder Judicial que ocurran y comprometerse a reclamar la presidencia de la República tras las elecciones.

Si no hace eso, que lo compren los pocos que todavía no lo conocen.