Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

 

¿Rompió Clinton con Wasmosy?

Enrique Vargas Peña

Los últimos cambios ocurridos en el régimen (la sustitución de Víctor Groselle, Domingo Guzmán Gaona y Mario Gómez de la Fuente, el traslado de Juan Ernesto Villamayor, los pronunciamientos que, a pesar de estos cambios, realizó Stephen McFarland), parecen indicar que existe un alejamiento entre Estados Unidos y su hombre en Paraguay, Juan Carlos Wasmosy.

Una de las lecciones de los recientes sucesos ecuatorianos es que los norteamericanos pueden, en caso de necesidad, desplazar sin mayores miramientos a sus hombres, como le ocurrió a Jamil Mahuad, para salvar a su sistema.

Hay que aclarar, por si alguien abriga alguna duda, que el sistema que Estados Unidos alienta fuera de sus fronteras es una especie de remedo sangriento de la democracia, cuyo ejemplo más notable es el régimen de los Somoza (1933-1979) en Nicaragua, una "democracia sin comunismo".

El control norteamericano sobre el Paraguay se ha basado, históricamente, en el control de su aparato represivo y militar. Esto ha sido así desde que, desde Washington, se bendijo la aventura autoritaria encabezada por el general José Félix Estigarribia, en 1939, que sentó las bases de la larga noche que vivió el país entre ese año y 1989.

Organizado para hacer frente a los enemigos públicos de Estados Unidos (el comunismo, el narcotráfico), el aparato represivo y militar paraguayo ha llegado a garantizar también los negocios de los amigos del gobierno norteamericano, especialmente si son contribuyentes del partido en el poder, como es el caso del filipino Mark Jiménez.

Actualmente pues, este aparato represivo y militar estaba dominado por hombres de la confianza de Juan Carlos Wasmosy, para quien Mark Jiménez realizó señalados servicios ante el presidente norteamericano, Bill Clinton.

Consecuentemente, el desplazamiento de esos hombres puede señalar que a los ojos de Clinton, llegó el momento de dar a Wasmosy el tratamiento que recibió Mahuad.

Suponiendo que esta posibilidad sea vea confirmada en los hechos, hay que decir que en nada modifica la situación de dependencia a que se encuentra sometido al país, con su soberanía suspendida por resolución de la Corte Suprema de Poder Judicial, para evitar que el pueblo paraguayo afecte aquí los negocios que nutren con buen dinero la campaña de Albert Gore.

La otra consecuencia posible de este movimiento de Clinton es la modificación de la estrategia de Wasmosy, que podría manifestarse, en primer lugar, con un paso atrás de la opción que en el Partido Liberal Radical Auténtico pretende debilitar la sustentación de González Macchi (Franco, Saguier, Ramírez) y un paso adelante de la que pretende tenerlo prisionero (Laíno).

Al terminar la tarde de hoy, domingo, se verá el panorama con un poco más de claridad.

Wasmosy mantiene buenas influencias en Washington y no sería extraño que sus lobbyistas allí (Timothy Towell) se encuentren trabajando ya con asesores de George W. Bush para arreglar con él lo que parece haberse descompuesto con Clinton.