Make your own free website on Tripod.com
MEDIOS
abcboton.jpg (1386 bytes)
uhora.jpg (2856 bytes)
noticias2.jpg (3920 bytes)
front-logo-dia.jpg (3564 bytes)
logo-teveo.jpg (1167 bytes)
nacion.jpg (9869 bytes)

PORTALES

planet1.jpg (2155 bytes)

conexion1.jpg (2166 bytes)

highway1.jpg (1877 bytes)

multinet1.jpg (2038 bytes)

pol1.jpg (6530 bytes)

quanta1.jpg (2636 bytes)

supernet1.jpg (2199 bytes)

telesurf1.jpg (2011 bytes)

loguito.gif (5533 bytes)

Si los link están protegidos por derechos de copia, serán removidos a soicitud del propietario

HAGA CONOCER SU OPINIÓN

 

VOLVER A PRIMERA PLANA

 

Por el cambio o por Félix

Enrique Vargas Peña

En una democracia verdadera el voto se usa para castigar al mal gobierno y alentar la esperanza. Si el Paraguay fuera una democracia verdadera, Félix Argaña no tendría chance de ganar en las elecciones internas que realiza su partido, la Asociación Nacional Republicana, porque representa al peor gobierno que ha sufrido el país en los últimos sesenta años.

Todas las encuestas, uniformemente, indican que la gente cree que el régimen que Félix Argaña defiende y apoya es una catástrofe nacional.

Consecuentemente, si el Paraguay fuera una democracia verdadera, ahora los colorados votarían castigando al gobierno, contra Félix Argaña. Pero nuestro país no es ya una democracia verdadera. Las elecciones internas que se realizan en el partido Colorado, se hacen en condiciones comparables a las que existían en los tiempos de Alfredo Stroessner.

Las autoridades electorales de la ANR fueron nominadas, todas, en una cuestionada convención, a indicación expresa y directa de Luís María Argaña, padre de Félix, cuyas ordenes se siguieron como una especie de homenaje póstumo, pues había muerto poco tiempo antes.

Por si esa providencia fuera insuficiente, el Superior Tribunal de Justicia Electoral, que hubiera podido corregir los abusos de tan parcial conformación, fue desintegrado por la fuerza en abril de 1999, para instalar en él a dos magistrados surgidos de los grupos que ahora favorecen también a Félix Argaña: Rafael Dendia y Juan Manuel Morales.

El tercer miembro, Alberto Ramírez Zambonini, del Partido Liberal Radical Auténtico, militó siempre en la corriente de opinión liderada por Domingo Laíno, quien ahora también apoya al argañismo.

A esto se agrega que la ANR sufre un gobierno de facto, dominado por los cómplices de Argaña, capaz de romper, como lo demuestra su permanencia anti estatutaria en el poder partidario, cualquier regla, norma o tradición con tal de prevalecer.

Por si lo anterior fuera poco, la opinión pública pudo conocer en el curso de estas semanas muchas denuncias de uso de los bienes públicos, que son de todos los paraguayos, para beneficio de la campaña de Félix.

Además, la policía hostigó, "por orden superior" cualquier intento de organización del movimiento mayoritario del partido Colorado.

Estas condiciones impiden que el descontento popular se canalice a través de las elecciones y hacían poco recomendable la participación de los colorados en esta interna, a pesar de lo cual Diógenes Martínez y Enrique Riera se han prestado al juego preparado para la legitimación de la dictadura.

Los jerarcas argañistas pretenderán ahora dar credibilidad a la elección, con el objeto de incorporar después a la campaña vicepresidencial de Félix a Riera y a Martínez, otorgándoles el márgen de votos que los disuada de cuestionar la validez del acto.

Las presentes elecciones coloradas dificilmente servirán más que para consagrar, independientemente del sentir verdadero del electorado, al candidato oficial de la dictadura, exactamente como se consagraba quinquenalmente a Stroessner o como los regímenes cuasi monárquicos de Irak y Siria consagrarón las pasadas semanas a los hijos de los dépotas que allí gobiernan.